Actualmente la Ley Federal del Trabajo reconoce el derecho de los padres a disfrutar de cinco días de licencia remunerada por el nacimiento o adopción de un hijo, promoviendo así una armonía entre la vida familiar y laboral para procurar una crianza participativa de los menores.

 

La concesión del permiso de paternidad es una cuestión de gran importancia, por lo que en la propuesta reciente del Senado de la República de prolongar este permiso a 20 días laborables, se plantea la necesidad de profundizar en la relevancia de este derecho para los padres trabajadores.

 

La ley otorga cinco días de ausencia pagada tras la llegada de un nuevo hijo o hija, ya sea por nacimiento o adopción; y este reconocimiento, si bien es breve, pone en valor la importancia de la presencia paterna en las etapas iniciales del desarrollo de las y los hijos.

 

Te puede gustar: Licencia de maternidad en México: Conoce tus derechos y beneficios como trabajadora

 

La participación equitativa y la responsabilidad conjunta en las labores del hogar son fundamentales para un progreso armónico de las y los menores y para fomentar la igualdad de género en el entorno de trabajo.

 

Hemos avanzado en materia de proteger los derechos de las mujeres cuando tienen a sus hijos e hijas, de acuerdo con el IMSS, las mujeres pueden obtener un certificado único de incapacidad hasta por 84 días, que ampara tanto el periodo prenatal como el postnatal.

 

Pero los días actuales de permiso de paternidad resultan insuficientes para que se involucren con el nacimiento de las y los infantes de manera efectiva. Solicitar la extensión del permiso de paternidad significa abogar por condiciones laborales más dignas, donde se honren tanto los derechos de los trabajadores como el bienestar de sus familias. ¿Quién quiere regresar a la oficina antes de que su recién nacido abra los ojos?

 

Crédito: Freepik

 

Armonía entre trabajo y familia

 

Lograr un balance entre las responsabilidades laborales y las familiares es un desafío para los padres trabajadores, igual que lo es para las madres. El permiso de paternidad permite que los hombres se involucren en las etapas tempranas de la vida de sus hijos e hijas, reforzando los lazos emocionales y asistiendo a las madres en su recuperación tras el parto, que es ¡super necesario!

 

Las familias tienen que adaptarse a las nuevas dinámicas y obligaciones que acarrea cuidar a un hijo recién nacido, nada es igual: ni los gastos, ni la rutina, ni la atención que pueden poner en otras cosas.

 

Por eso, una política de permiso de paternidad extendido podría aliviar la tensión que sufren los padres al tratar de conciliar sus labores profesionales con las familiares y promovería un ambiente laboral más integrador y justo, reconociendo y valorando la función paterna al nivel de la materna en el progreso social.

 

Progreso y Retos 

 

La iniciativa de incrementar el permiso de paternidad en México hasta los 20 días laborales supone un progreso notable en la búsqueda de derechos laborales más equitativos para los padres. 

 

Esta propuesta no solamente resalta la importancia de la presencia paterna en los primeros días de vida del bebé, sino que también promueve una implicación más sólida de los hombres en la crianza y en las tareas de la casa. 

 

También puedes leer: Igualdad de género en el ámbito laboral: Conoce tus derechos y promueve un entorno justo en México

 

El aumento de la duración de este permiso es un avance hacia una sociedad más justa donde la gestión del hogar y el cuidado de los hijos es una responsabilidad compartida.

 

A pesar de que el trayecto para la aprobación de esta ley es complicado y está lleno de obstáculos, el debate en el Senado es el reflejo de una sociedad en proceso de cambio, que aspira a reconocer y respetar el trabajo digno y el bienestar de la familia.

 

Desafíos y perspectiva de género

 

La lucha por la igualdad de género encuentra en el permiso de paternidad diversos desafíos. Uno de los más significativos es la permanencia de estereotipos de género arraigados que atribuyen tradicionalmente la crianza y el cuidado del hogar a las mujeres.

 

Este enfoque limita la participación activa de los padres en el entorno familiar y perpetúa la inequidad en el ámbito laboral. También existen barreras institucionales que evitan que se pongan en marcha las políticas de permiso paterno más amplias, como la ausencia de procedimientos para asegurar el cumplimiento de estas directrices sin discriminación.

 

Incorporar una perspectiva de género es fundamental para transformar estas estructuras y avanzar hacia una dinámica donde hombres y mujeres disfruten de idénticos derechos y oportunidades, tanto en el ámbito familiar como en el laboral.

 

Condiciones adversas

 

Existen situaciones adversas en las que los padres y madres requieren más apoyo, por eso desde 2019 la Ley del Seguro Social establece que “las madres o padres trabajadores asegurados que tengan hijos de hasta 16 años que hayan sido diagnosticados con cualquier tipo de cáncer por el Instituto, podrán gozar de una licencia para cuidados médicos de los hijos y poder ausentarse de sus labores en caso de que el menor requiera de descanso médico por tratamiento, hospitalización o cuidados paliativos”.

 

Crédito: Freepik

 

Esto lo puede solicitar la persona registrada en el IMSS como trabajador o trabajadora vigente bajo el Régimen Obligatorio, que tenga una hija o hijo de hasta 16 años con diagnóstico de cualquier tipo de cáncer, emitido por el IMSS, y que su condición clínica requiera cuidado especial.

El cuidado de la familia es un derecho al que los padres y madres tienen acceso porque la Ley los protege. Si en tu trabajo no están respetando este derecho, importantísimo para tu bienestar y el de las personas que amas, comunícate con nosotros. Te vamos a ayudar.