Hay muchas razones para demandar a tu patrón por despido injustificado, ero también hay muchos mitos que a veces nos impiden reclamar nuestros derechos laborales ¡o peor aún! Nos hacen quedarnos en el trabajo recibiendo un trato indigno, porque nos aterroriza que defendernos nos traiga consecuencias.

 

Pero aquí vamos a deshacernos de los mitos del despido injustificado y te vamos a dar los mejores consejos para llevar este proceso con más tranquilidad (el primero es llamarnos si nos necesitas, ¡obviamente!).

 

No importa que tu contrato haya terminado

 

Hay algunas prácticas que ya se les hicieron costumbre a los patrones. Por ejemplo, decirte que te van a despedir porque tu contrato ya acabó. ¡Nada de eso!

 

Te puede interesar: Jornada Laboral y Horas Extras en México: Cómo se calculan y pagan

 

A menos que estés en una obra de construcción -o algo que se le parezca- y tu contrato diga textualmente que trabajarás por un proyecto determinado por cierto tiempo, todas las relaciones de trabajo son permanentes y te deben pagar la liquidación si te despiden o si la chamba se termina.

.

 

Crédito: Freepik

 

Otra práctica tramposa que se les ocurrió a las y los patrones es hacerte firmar una hoja en blanco, pero ¡es completamente ilegal! Aquí te va un consejo: si te dan una hoja en blanco para firmarla, pon la fecha del día que firmaste, porque de cualquier forma la podemos pelear. ¡No tengas miedo!

 

El patrón no te puede demandar 

 

Otro acto de intimidación es la amenaza de que la empresa te va a demandar, pero ¿qué crees? Los patrones NO TE PUEDEN DEMANDAR. La ley está diseñada exactamente para proteger a los trabajadores cuando haya un despido injustificado. ¡No dejes que te engañen!

 

También es importante que sepas que los patrones no te pueden correr por baja productividad, falta de presupuesto o cualquier pretexto que se atrevan a inventar. Solo pueden hacerlo si te portas muy -pero muy- mal y caes en una conducta sancionada por el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo, como actos de violencia, falsificar tus capacidades o dañar a tu patrón o su familia, entre otras.

 

Además, los periodos de prueba sólo pueden ser de 30 días y por única ocasión cuando empiezas un trabajo nuevo, es ilegal repetirlos. ¡No importa si te hacen firmar varios contratos!

 

Despido durante el embarazo es discriminación

 

Si estás embarazada o tienes alguna enfermedad tienes una protección adicional por tu condición de salud y cualquier intento de despido es discriminación.

 

También puedes leer: Licencia de maternidad en México: Conoce tus derechos y beneficios como trabajadora

 

Crédito: Freepik

 

Los patrones tampoco te pueden multar ni retener salarios a menos que hayas averiado algún equipo, pero incluso en este caso solo te pueden descontar máximo 1 mes de salario a lo largo del año.

 

En todos estas situaciones tienes derecho a tu liquidación. ¡Ah! Y cuídate de los coyotes, ten en cuenta que las autoridades laborales ¡son gratuitas! 

Si necesitas apoyo ¡cuenta con nosotros!